Consejos para superar el miedo al escalar de primero

Sasha DiGiulian escalando"Golden Boy" 13b at "The Gold Coast," Pendergrass Murray Recreational Preserve, Red River Gorge, Kentucky, USA.
0 1.200

Escalar de primero, significa tener la iniciativa de abandonar la seguridad que el suelo nos aporta, siendo capaces de sobreponernos a un instinto de supervivencia racional, el miedo, para poder escalar una vía, conocida o desconocida, sin ninguna cuerda por encima de nosotros que nos permita asegurarnos sin haber colocado previamente un elemento de anclaje a la pared o, que detenga nuestra caída una vez hayamos superado uno de estos sin alcanzar el siguiente.

 

 

Miedo y escalada

 

Son demasiadas las ocasiones en las que vemos a escaladores dejar de disfrutar su día de escalada como consecuencia del miedo, el estrés y la tensión que les supone afrontar la ascensión por una vía. Probablemente, muchos de estos dirán que la escalada no les gusta, sin embargo, siguen intentándolo semana tras semana sin poder eliminar esa sensación de frustración que les supone querer montar la vía o, escalar el top-rope sin pensar que su vida esta en juego. Es por ello, que dicho afán de superación, me hace creer que la escalada si les gusta, sin embargo, queda enmascarado el placer y la satisfacción que este deporte les aporta por la odiosa y desmotivante sensación de impotencia que supone pensar que no puedes controlar tus emociones, más concretamente la del miedo, una vez estas preparado y listo para dirigirte hacia tu objetivo, la cadena.

 

Mina Leslie-Wujastyk en su primer acercamiento a la escalada tradicional. Escaladora tremendamente fuerte que se debe superponer al miedo que le supone caer en esta nueva situación para ella desconocida.

 

La escalada es un complejo deporte, donde quienes no lo conocen dirán que se debe estar muy fuerte para poder practicarlo. Por contra, aquellos que lo practican te dirán que la fuerza es un cualidad imprescindible para poder encadenar los proyectos, aunque habra un grupo de estos escaladores tremendamente fuertes, que añadirá a esta premisa, que existe un componente psicológico que hace que toda esta fuerza se vea superada por un factor fulminante, el miedo a caer, a la incertidumbre que supone no saber que te vas a encontrar en el siguiente movimiento, a continuar ascendiendo con la seguridad de la cinta unos metros bajo tus pies, a dudar si podrás mantener ese canto el tiempo suficiente para alcanzar uno mejor y evitar de ese modo una caída descontrolada, a… un largo etcétera que solo el que escala conocer y afronta en esos momentos de ansiedad, tensión, angustia, agotamiento, fatiga… ¡miedo!

 

Sheldon, actor en la serie The Big Bang Theory, nos muestra en tono de humor como ese miedo irracional a la altura, no puede ser controlado con simples argumentos racionales.

 

Consejos para superar el miedo

 

Algunos de los consejos que podemos ofreceros para afrontar escalar de primero o a top-rope sin perder el respeto a una vía, pero evitando que el miedo te controle son:

  • Practicar técnicas de relajación que nos permitan alcanzar un control emocional y ajustar la tensión muscular global: esto nos ayudará a disminuir nuestro gasto energético, aumentará nuestra coordinación y mejorará nuestra concentración.

 

  • Dirigir la atención hacia la actividad que nos disponemos a realizar: practicar la visualización de la vía, ya sea ensayada o a vista, esto nos permitirá anticipar movimientos, reposos, caídas, etc. Eliminando al máximo situaciones de improvisación, que puedan llevarnos a momentos estresantes que generan miedo y tensión que producen el agotamiento mental.

 

  • Ser conscientes de nuestra respiración: a pesar de que los mecanismos que la regulan son automáticos, ciertas situaciones pueden llevarnos a mantener periodos de apnea que dificultan el metabolismo aeróbico. Esto hará que nos cansemos antes, que nos cueste recuperar más y que la vía que estemos escalando parezca más difícil de lo que es en realidad. Por ello, controla tu respiración hasta convertirlo en un acto que se auto regula según los tramos  de la vía.

 

  • Utilizar una “caña” o elementos para abandonar una vía en caso de no poder terminarla que nos permita ser independientes escalando: en ocasiones los dos primeros seguros de una vía son los que generan más tensión por la cercanía de estos al suelo. Evita esta saliendo ya “chapado” y afrontando este primer tramo con decisión y confianza. Una vez hayamos rebasado estos dos seguros, podremos continuar aplicando los consejos anteriores. En caso de no poder alcanzar el descuelgue, no te preocupes, utiliza tu “caña” para terminar de montar la vía o usa un par de maillones para descender de manera segura recogiendo todo tu material. No pasa nada, ¡todos lo hemos hecho!
  • Utiliza casco para escalar, este elemento de seguridad pasiva no es empleado por el amplio público de escaladores, sin embargo, si empiezas a utilizarlo te aportará confianza y seguridad al sentir que tu cabeza, “tu mente” se encuentra a salvo y protegida de cualquier daño. ¡Usalo y veras como funciona!
  • Confianza en tu asegurador: si estas empezando a escalar de primero, comienza haciéndolo con gente que te inspira seguridad, ya sea tu pareja o su amiga. Lo importante es poder establecer un relación de confianza que te permita establecer un canal de comunicación que pueda infundirte en los momentos de miedo, esa determinación y vigor que te ayude a empujar tu desconfianza hacia el siguiente movimiento. ¡Tu solo debes preocuparte por escalar, para el resto esta tu compañero y asegurador!

 

  • No volar perjudica seriamente la salud: “volar” para un escalador debe representar un momento de liberación. Es decir, todo escalador evita volar, pero no debe ser por el miedo que esta situación le reporta, sino por el hecho de que una vez se hace, la vía no se dará por encadenada. Por tanto, cuando te sientas agotado o tus músculos estén agarrotados, haz lo que te pide el cuerpo, ¡suéltate! Familiarizarte con esta sensación te ayudará a escalar de primero, a poder dar el cien por cien en cada paso sin querer en todo momento buscar ese seguro que evita este momento. Si no vuelas, seguramente nunca te acostumbres  a ello.

 

  • Aprende a caer, la gravedad hace el resto: si una manzana cae de un árbol, está irá a parar contra el suelo. La gravedad es un principio natural en el que todos los objetos con masa son atraídos a la Tierra. Nuestra cuerpos no son una excepción, por ello, cuando nuestro último seguro esta bajo nuestros pies y nuestros antebrazos dicen, ¡hasta aquí hemos llegado!, tenemos que aprender a “caer con estilo”, salvando volteos, quemaduras producidas con la cuerda, impactos contra nuestras manos, torceduras de tobillos, agarrones a cintas en el último momento, etc. Igual que aprendimos a realizar bicicletas, dinámicos, coger invertidos, empotrar rodillas, meter talones, etc. Tenemos que conseguir tener un repertorio de caídas tan grande, que solo dejemos un 0,01% de nuestra fuerza para hacer que la caída sea limpia. Por eso te animo, si tu problema es este, a cada vez que estés pasando una situación de estrés motivada por este problema, a volar de forma controlada, esto es muy simple, al escalar de primero solo deberás ir progresando en el vuelo, es decir, primero cae con el seguro por encima, luego con el seguro a tu misma altura, posteriormente continua sobrepasándolo por tu cadera y así progresivamente hasta que te de igual donde este se encuentre, siempre estando preparado para afrontar la caída y confiando en el aseguramiento dinámico que tu compañero hará en el momento clave.

 

Conclusión para escaladores

Para terminar, me gustaría animarte diciéndote que puedes. Que lo que hoy te produce temor, mañana te producirá placer. Hoy en día vivimos en una sociedad cargada de situaciones que nos agobian y nos estresan. La escalada es un deporte que practicamos para poder evadirnos de una urbe cargada de monotonía y obligaciones. Cuando escales debes de pensar que estas ahí porque tu lo has elegido, porque quieres volver a casa con el sentimiento de placer que reporta pensar que solo unos pocos pueden llegar a esos increíbles miradores que son las cadenas que solo nosotros podemos alcanzar. La escalada nos ayudar a respetar un entorno cada vez más devastado por la codicia humana. Nosotros escalamos porque amamos salir al campo a respirar aire puro, porque estamos enganchados al polvo blanco que sale de nuestras magneseras, porque… ¡cada uno lo sabe¡

 

 

 

 

Consejos para superar el miedo al escalar de primero
5 (100%) 1 vote

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Compartir
Close