Guía de escalada Cueva de Poloria, Granada.

La Cueva de Poloria se propone como zona de escalada donde disfrutar de muros desplomados de hasta 40 metros.

0 528

Gracias al gran artículo de Pablo Gómez en colaboración con la revista Escalar, podemos hablaros de este tétrico desplome rocoso que se avista desde la cercana autovía que une Granada con Jaén, la cual resta tranquilidad a la zona, pero la gran calidad de muchas de sus vías compensa la balanza. Encontraremos canto agradecido sobre una estructura desplomada con chorreras, agujeros y regletas. Eso sí, mejor venir por lo menos con el séptimo asentado, ya que la cueva suma un total de 75 itinerarios entre vías y combinaciones, con alturas de hasta 40 metros de recorrido no aptas para todos los públicos. ¡Se pide máximo respeto, estamos en terreno privado!

Envuelta entre océanos de chaparros, olivos y campos de trigos se encuentra la Cueva de Poloria, ubicada en un valle custodiado por los puertos de montaña Zegrí y Onítar. Este hueco de roca se sitúa próximo al caserío que le da nombre, el cual a día de hoy cuenta con no más de quince casas en las que habitan una veintena de personas que se dedican a las labores agrícolas y ganaderas tradicionales de lugar. Con calles sin asfaltar y sin apenas habitantes, da la sensación de que el tiempo se ha detenido o hemos sido teletransportados a un escenario de lejano oeste.

Durante el siglo pasado y cuando esta aldea contaba con más vida, la Cueva de Poloria era utilizada como lugar de reunión de romerías de tradición religiosa en el que convivían y festejaban con abundante comida y bebida, además de servir como refugio natural para cazadores que buscaban resguardo en jornadas de lluvia. Actualmente el testigo ha pasado a los escaladores y, agarrándolo con fuerza, son prácticamente los únicos que brindan culto a este desplome.

Historia de la Cueva de Poloria y Hallazgo

La construcción de la autovía que une Granada con Jaén facilitó el descubrimiento de la cueva, desde el nuevo tramo rectilíneo y uniforme que huía de las curvas de herradura que sorteaba el puerto, los escaladores granadinos vislumbraban este tétrico desplome rocoso cada vez que visitaban las zonas de escalada de la provincia vecina. Desde el coche y en cada trayecto de ida y vuelta miraban asombrados la pared, babeaban imaginando líneas y el tema de conversación invadía la tertulia durante todo el viaje.

Enrique Gallardo escalando Inés, 7c que recorre el gran desplome central
Enrique Gallardo escalando Inés, 7c que recorre el gran desplome central

La indecisión por iniciar las labores de equipamiento duró casi una década, un extenso letargo hoy día inexplicable, tal vez argumentado porque en aquellos tiempos un muro desplomado con techos, chorreras y agujeros se alejaba del estilo vertical, pues la tendencia de escalar placas aún estaba de moda y los free climbers se resistían a afrontar escaladas más físicas. Además,, el aspecto tosco de la roca sembró algunas dudas, pues desde el pie de vía aparentaba no ser de muy buena calidad e incluso de intuían zonas lisas que no dejaban claro si era posible escalar algunos de sus tramos.

Finalmente el taladro empezó a girar, David Gálvez junto a Sergio Carrión inaguraron el milenio equipando una tímida placa en el lado derecho, lejos de la zona más fanática y desplomada del muro. Ya en el año 2002 el equipador Pablo Gómez trazó y encadenó la segunda línea, un bonito 7b+ de nombre Sangre de toro que asciende treinta y cinco metros de desplome por la zona más evidente del lado izquierdo de la cueva. A partir de este momento el trabajo apenas se detuvo y el número de vías fue creciendo de temporada en temporada.

Belén Robles escalando Inés (7c) en la Cueva de Poloria
Belén Robles escalando Inés (7c) en la Cueva de Poloria con el aperturista de la vía, Pablo Gómez al otro lado de la cuerda: “Esta vía se la dediqué a mi hija, es una pasada de línea, y dura”
Enrique Gallardo escalando en la Cueva de Poloria
Enrique Gallardo escalando en la Cueva de Poloria

Pronto el escalador local Cecilio Jiménez, uno de los más apasionados de la región, se sumó al trabajo y equipo un puñado de vías de gran calidad, ampliando la oferta de líneas futuristas y proyectos de dificultad, destacando entre sus rutas On line (7c+), Visitantes inquietantes (8a+), Malas pulgas (8a) y Realidad Virtual (8a+). Hoy en día estas escaladas siguen siendo muy apreciadas por los escaladores de Granada, algunas de ellas no son de rotpunk sencillo y originan que algún que otro desistimiento.

“Predominan las líneas comerciales con pasos picantes que nos harán crispar los dedos…”

Equipadores clásicos y modernos

Enrique Gallardo escalando Opositando para madero (7c) en la Cueva de Poloria
Enrique Gallardo escalando Opositando para madero (7c) en la Cueva de Poloria, una vía de placa ligeramente desplomada que escapa de la tónica general y estilo de la cueva, el desplome.

Poloria ha contado con la aportación de otros equipadores que han exprimido o siguen exprimiendo los últimos recodos con roca estable, como por ejemplo José Manceras “Man” y David Gómez, que no se achantan en realizar laboriosos trabajos de limpieza y adecuación de vías en las que invierten varias jornadas de trabajo. Tal vez no sean las vías más comerciales del lugar, aunque alguna de ellas deja un sabor agridulce que engancha y nos hace disfrutar.

 

Otro habitual del sector y con el que fácilmente coincidiremos equipando o escalando en la cueva es Enrique Gallardo, posiblemente el equipador más joven de la provincia, lleva años atareado y su imaginación no cesa, beneficiando la zona con la apertura de líneas inhumanas no aptas para todos los biceps. Como resultado ha conseguido encadenar las vías más duras y otras primeras ascensiones pendientes de repetición, destacando A la mierda súper Fuerza, un 8c+ con movimientos super duros y dinámicos que con sólo verlos nos deja claro que la segunda ascensión tardará en llegar.

 

“…Y disfrutar de este muro que parece esculpido por Pablo Picasso”

Las clásicas del sector

El tipo de escalada de la Cueva de Poloria fue recibido con agrado por los escolares granadinos, tal vez el motivo sea esa renovación del estilo que al principio se huía e incluso llegaba a asustar, ya que en la provincia no abundaban las rutas desplomadas y generalmente se escalaba sobre placas de regletas perfectas.

El primer octavo del sector fue Aromas de Poloria, encadenado a finales del verano del año 2002. Tal vez sea la vía por excelencia, pues todos los visitantes cuando se aproximan al umbral de la cueva fijan sus miradas en esta línea; se ha convertido en una clásica muy famosa y todo el mundo la quiere en su libreta. Difícilmente lograremos verla sin cintas montadas y cada temporada es asediada por ataques de escaladores que coleccionan vías de calidad suprema. Surca la parte central del sector por un desplome con chorreras y pinzas casi perfectas, intercaladas por agujeros y tacos de canto agradecido, los ingredientes perfectos para disfrutar de un guiso exquisito, digno de restaurantes con tres estrellas Michelín.

Pablo Gómez escalando Aromas de Poloria (8a) en la Cueva de Poloria
Pablo Gómez escalando Aromas de Poloria (8a).
El autor del artículo y uno de los principales aperturistas de la zona Pablo Gómez en un potent paso de bideo en la vía Dejavù
El autor del artículo y uno de los principales aperturistas de la zona Pablo Gómez en un potent paso de bidedo en la vía Deja vù

La trilogía Ape Index también llama mucho la atención, compuesta por tres rutas que comparten la misma entrada hasta que llega el momento en el que cada una de ellas se bifurca en una dirección diferente, simulando los pétalos de una flor. La primera que se equipó fue Ape index positivo (8b), siguiendole Ape index negativo (8b/+) y por último un maratón de unos 40 metros de nombre El hombre de Vitruvio (8b+), curiosamente este también es el orden de dificultad. Son pocos los escaladores que hasta el momento han logrado deshojar esta margarita, pero no cabe duda de que en un futuro se convertirá en el objetivo de más de uno.

Es cierto que el entorno no es tope de gama, pues el paso de la autovía le resta sosiego, aunque por otro lado la enorme calidad de muchas de sus vías sorprende y compensa la balanza. En la Cueva de Poloria predominan las líneas comerciales de estilo divertido con algun paso picante que nos hará escuchar nuestra respiración, crispar los dedos y disfrutar de cada movimiento en un muro que parece esculpido por Pablo Picasso.

 

Acceso

Desde la A 44, autovía que une Granada con Jaén, concretamente entre las salidas 89 y 97 está la carretera GR-3100. Cogeremos la salida que más convenga dependiendo de donde vengamos, en el caso de acceder desde Jaén nos saldremos por el kilómetro 89 sentido Dehesas Viejas y sin entrar en este pueblo nos desviamos a la derecha dirección Poloria, superando la aldea y continuando por un túnel, en aproximadamente 800 metros estaremos en el lugar de estacionamiento. En el caso de que vengamos por el sur, desde Granada, Almería o Málaga, habrá que salir en el kilómetro 97 (salida Iznalloz-Venta de la Nava), y en principio seguir las indicaciones de Puerto Onítar, continuando por la antigua N-323 para pronto desviarnos por la GR-3100 que nos lleva a Poloria, tras pasar bajo dos túneles y tras la última rampa encontramos el lugar donde podemos dejar nuestros vehículos.

Entrada y acceso al sector de escalada a través de la propiedad privada
Entrada y acceso al sector de escalada a través de la propiedad privada

Tras aparcar sin obstaculizar las entradas de las propiedades y fincas, tenemos dos opciones: Si la puerta de la granja está abierta los escaladores tenemos permiso del dueño para pasar por ahí, eso sí con mucho respeto y amabilidad. Si por el contrario está cerrada, habrá que saltar por un palet que está atado junto a la cerca metálica que rodea la granja, muy visible y cercano a la entrada principal, con cuidado de no sin romper la misma. Por este lugar también se nos ha autorizado acceder. Desde aquí rodeamos la granja y tras abrir y cerrar una valla descenderemos hasta la cueva. Se recomienda no acceder por la autovía ya que la Guardia Civil puede denunciar y además puede suponer peligro de atropello.

Acceso por cancela principal o por el lateral de la valla
Acceso por cancela principal o por el lateral de la valla
Acceso al sector a través de una propiedad privada. Máximo respeto y aplicació de las normas referidas en advertencias
Acceso al sector a través de una propiedad privada. Máximo respeto y aplicació de las normas referidas en advertencias

Geolocalización

Roca y tipo de escalada

La cueva cuenta con unos 75 itinerarios entre vías y combinaciones, con alturas de hasta 40 metros de recorrido y dificultades entre 6a+ y 8c+. Se aconseja para escaladores que buscan un nivel de 7a o superior, aunque hay vías de menor dificultad que pueden resultar atractivas.

Fundamentalmente la escalada es de canto agradecido sobre una estructura desplomada con chorreras, agujeros y regletas, aunque en los laterales de la cavidad hay vías de placa o placa ligeramente desplomada con una altura que no supera los 20 metros con de pasos más concentrados. La roca es caliza de gran dureza y en algunos lugares aparenta estar descompuesta, aunque tras escalar comprobarás su solidez.

Se aconseja el uso de cuerdas de 80 metros para evitar accidentes, ya que algunas de sus vías superan los 35 metros.

Pablo Gómez escalando Siroco, 8b
Pablo Gómez escalando Siroco, 8b

Pie de vía para ir con niños

Se puede considerar muy cómodo para ir con niños de cualquier edad, el acceso es muy sencillo, rápido y para nada peligroso.

Mejor época y orientación

Gracias a su orientación noreste es posible escalar durante la mayor parte del año, destacando la primavera y el otoño como las mejores. Por la mañana encontramos sol hasta las 11 de la mañana aproximadamente, aumentando la sombra de izquierda a derecha conforme pasa el día. El invierno suele ser muy crudo para escalar y es fácil encontrar la pared mojada.

Sector principal cueva de poloriga. Zonas de escalada en granada
Sector principal Cueva de Polorig. Zonas de escalada en granada

Agua

Mejor llevarla, aunque hay una fuente en la aldea y el pueblo de Dehesas Viejas. También es posible comprarla en la gasolinera de La Nava.

Dormir y comer

El aparcamiento no supone un buen sitio para descansar pues la autovía la tenemos cerca y el ruido de los coches nos puede molestar, lo ideal sería alejarse un poco y buscar un lugar más adecuado. No se conoce que haya habido problema por pernoctar con furgonetas o autocaravanas.

Si buscamos hotel, queremos comer en restaurante o simplemente tomar algo, los más cercanos son, el Complejo 402 y el Hotel-Restaurante La Nava, junto a la gasolinera.

Advertencias

El sector está dentro de terrenos privados y cercados, hasta el momento no hemos tenido ningún problema al respecto y los dueños nos permiten escalar, por ello se pide que vuestra visita pase lo más desapercibida posible y evitar acciones que perjudiquen la escalada de la zona. En todo momento se pide considerar los siguientes aspectos:

  • Belén Robles en "Palmas al compás" R1 7b+.Cueva de Poloria
    Belén Robles en “Palmas al compás” R1 7b+.Cueva de Poloria

    Máximo respeto a los sembrados, olivos y accesos de fincas privadas, evitando dejar huella de nuestro paso.

  • No estacionar bajo los túneles de la autovía ni en aquellos lugares que pueda suponer un obstáculo o pueda ocasionar situaciones de peligro.
  • No molestar al ganado y atravesar la granja con la mayor discreción posible.
  • Dada la presencia de ganado, se aconseja no ir acompañados con perros.
  • No dejar basuras.
  • No extraer ni modificar ningún seguro de las vías y respetar el material dejado por los escaladores o equipadores. Hacer un uso responsable de los descuelgues, intentando descender del material propio en el caso de intentar las rutas varias veces.
  • No acceder por la autovía.
  • No hacer fuego.
  • Prestar atención a posibles plagas de pulgas, en los últimos años estos bichitos han visitado el lugar, normalmente durante los meses de mayo y junio, aunque está disminuyendo su presencia.

Zonas de escalada cercanas

A tan sólo unos 20 minutos tenemos la zona de Piñar, Cogollos y Alfacar las encontramos a unos 45 minutos aproximadamente y por otro lado también tenemos a tiro de piedra las zonas de escalada de Jaén a poco menos de una hora. Moclín es otra opción a unos 35 minutos.

Otros lugares para visitar

Granada y su provincia tienen una amplia oferta turística, podemos compaginar escalada con un paseo por las calles de la ciudad, en donde podemos disfrutar de una de las mejores gastronomías y visitar la catedral o la Alhambra.

La Cueva de las Ventanas en el municipio de Piñar también puede merecer una visita, en ella viviremos en primera persona el modo de vida de la prehistoria.

Sierra Arana o Parque Natural de la Sierra de Huétor son unos parajes con senderos increíbles y rincones muy bonitos.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Guía de escalada Cueva de Poloria, Granada.
5 (100%) 1 vote

Autor


Pablo Gómez

Pablo Gómez

Autor de la Guía de escalada en Granada y equipador FEDME nacional. Es una de la figuras más relevantes de la escalada granadina. Equipador de numerosas vías dentro y fuera de la provincia, también un conocido de las competiciones autonómicas lo convierten en un escalador polifacético dentro de la escalada.

 

Bibliografía


  • Guía Escalar en Granada de Pablo Gómez.
  • Guía de Escalada en Jaén. Autor: Nestor López.
  • Guía de Escalada en Alfacar. Autor: Raimundo García del Moral.
  • Revista Escalar 109
También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Compartir
Close