Primeros auxilios. Guía para escaladores y montañistas. Parte 1/3

0 66

Primeros auxilios. Guía para escaladores y montañistas. Parte 1/3

por | Feb 27, 2017 | LESIONES, LESIONES Y SALUD, VIDEOS


Introducción


Los deportes de montaña conllevan un riesgo asociado a la disciplina deportiva que se practique. Esto es debido en gran medida a las condiciones del terreno, atmosféricas y, al uso de material del que tendremos que depender en muchas de nuestras incursiones a un medio, que puede tornarse hostil y peligroso. Es un riesgo que puede ser controlado en parte si disponemos de:

  • La formación y conocimientos necesarios para desarrollar la actividad. El desconocer un riesgo no te va a eximir de este.

  • Información suficiente sobre aspectos meteorológicos y orográficos del lugar. No dejes al azar las condiciones cambiantes del entorno. ¡Infórmate!

  • Equipo y material adecuado. Considerando imprescindible el botiquín y el teléfono móvil. No abordes proyectos para los que no estés técnicamente preparado.

  • Una buena condición física basada en el ejercicio y la alimentación. Posiblemente esta te pueda sacar de más de un apuro.

  • Capacidad para valorar con sensatez posibles situaciones de riesgo. Es mejor una retirada a tiempo antes de que las cosas puedan complicarse.

Indispensables para nuestras aventuras en montaña

En definitiva, la mejor manera de evitar problemas es no exponerse a estos. Sin embargo, es sabido que el riesgo y la adrenalina en los deportes de montaña en multitud de ocasiones nos llevan a situaciones extremas, siendo necesario en caso de accidente ser capaz de valorar y analizar una situación para aplicar una serie de conocimientos que nos ayuden a realizar los primeros auxilios.

Es en este artículo donde daremos unas pautas básicas para afrontar posibles accidentes en caso de que estos se produzcan.

Riesgos Derivados Del Entorno


Son aquellos peligros que pueden surgir como consecuencia de estar expuestos a los peligros cambiantes de un entorno natural concreto: frío, calor, altitud, viento, tormentas, etc. Son inherentes a las actividades físicas en montaña, y por tanto, debemos ser conscientes de su existencia, estando preparados en caso de producirse patologías asociadas a su exposición.

1. El Frío

El cuerpo humano, en muchas ocasiones tendrá que adaptarse a las condiciones cambiantes del medio, buscando regular la temperatura en torno a los 36º y 37ºC para realizar todas sus funciones de manera óptima. Es posible que este equilibrio se rompa como consecuencia de la hipotermia, que podrá darse en distintos grados según la temperatura central del organismo.

Algunos indicadores a tener en cuenta sobre una posible hipotermia serían:

 

  • Tiembla

  • Grado de consciencia

  • Respiración

  • Pulso acelerados

  • Lesiones

Indicadores a tener en cuenta en caso de hipotermia. Primeros auxilios

Medidas preventivas para evitar casos de hipotermia:

 

  • Ropa adecuada. Primera capa nos mantendrá seco (térmicas), segunda capa caliente (forros polares, plumas, etc.) y tercera capa nos protegerá de las inclemencias del tiempo (cortavientos, chubasqueros, etc.). Considerar capas de repuesto en caso de que estas puedan humedecerse.

  • Uso de lana como mejor aislante que el algodón. La lana conserva las propiedades a pesar de estar mojada.

Comprender como perdemos nuestro calor es la mejor información para saber como vestirse adecuadamente.

Tratamiento en caso de posibles estados de hipotermia. Imprescindible valorar el grado en que esta esta se produce:

 

  • En caso de hipotermia calentar desde el tronco hacia las extremidades.

  • Buscar resguardo  que nos posibilite un ambiente más cálido.

  • Aislar del suelo.

  • Proteger del viento.

  • Hidratación con bebidas calientes, evitando el alcohol y el tabaco, así como el café o el té si es posible por su efecto diurético.

  • Evitar los movimientos bruscos que puedan generar un colapso por recalentamiento.

Como afrontar una situación de hipotermia ya sea por accidente o necesidad.

2. El Calor

Ya conocemos los múltiples beneficios que el sol nos reporta. Ahora bien, en muchas ocasiones, ya sea por desconocimiento o dejadez, pasamos por alto lo pernicioso que puede llegar a ser una exposición alta a la luz solar sin la protección adecuada.

Algunas de las lesiones mas frecuentes que este puede causarnos son:

 

  • Eritema solar (enrojecimiento de la piel)

  • Quemaduras solares

  • Cataratas

  • Oftalmia de las nieves (inflamación de la córnea)

  • Calambres

  • Síncope (perdida de consciencia)

  • Golpe de calor o hipertermia extrema

Efectos y consecuencias de la exposición solar

Medidas preventivas para evitar lesiones asociadas al sol:

 

  • Evitar la exposición durante horas de máxima irradiación (10:00am a15:00pm)

  • Protegerse con ropa adecuada.

  • A mayor altitud, mayor intensidad de radiación.

  • Considerar como ciertas superficies pueden reflectar la luz solar.

  • A menor latitud, mayor irradiación.

  • Utilización de filtros solares (cremas).

  • Uso de gafas con lentes de protección 4 (grado de opacidad de la lente).

  • Beber líquido en abundancia.

  • Reducir la actividad física


Consejos para evitar algunas de las lesiones aquí descritas

Tratamiento en caso de afecciones causas por el sol. Imprescindible valorar el grado en que esta estas se producen, podríamos:

 

  • Colocar compresas húmedas

  • Si existen quemaduras, plantearse el uso de cremas con hidrocortisona

  • Si existe dolor, podemos plantarnos el uso de ácido acetilsalicílico o ibuprofeno

  • Irrigar lo ojos con agua o suero fisiológico en caso de presentar signos de lesión

  • Buscar un lugar fresco y dar líquidos

  • Elevar los pies. Administra vía oral una solución salina

  • Traslado hospitalario


Tratamiento de quemaduras solares. Primeros auxilios

3. La Altitud

El oxígeno compone el 20% del aire atmosférico, siendo el restante 78% nitrógeno. Lo primero que tenemos que saber, es que esta proporción no varia con la altitud, siendo la composición de oxígeno en la atmosfera estable durante los primeros 100km de esta. Cuando se habla de disminución del oxígeno con la altura, se refiere a que disminuye la presión atmosférica y con ello, la de todos los gases. En definitiva, la presión del oxigeno en los pulmones es cada vez menor, siendo más difícil su transporte hacia la sangre y los tejidos.


Una mala adaptación a la altitud puede ocasionar  “el mal de montaña” o “mal de altura”, causado cuando el organismo no soporta un descenso del oxígeno, ocasionado por superar alturas comprendidas entre los 2000 y los 3000 metros.

 

Si rebasamos la línea de los 4500 m los riegos se multiplican hasta llegar a los 6000 metros. Altura considerada como la “zona de la muerte”, donde el organismo ya no puede aclimatarse (Edouard Wyss-Dunant, 1953)

 

Hablábamos nos hace mucho en ur artículo sobre la muerte del alpinista Iñaki Ochoa de Olza. Si te interesa conocer la altura a través de una historia, no pierdas el artículo en forma de documental.

Comprender la altitud nos ayuda a estar preparados para sus consecuencias

En caso de notar síntomas tales como:

  • Fatiga

  • Vértigo

  • Problemas gastrointestinales

  • Dolor de cabeza

  • Tos persistente

  • Irritabilidad

Es posible que tu cuerpo te este avisando de que algo va mal, de un posible edema cerebral. Plantéate descender hasta que sea posible una mejor aclimatación.

Autoevaluación para hacer frente a un posible riesgo causado por el Mal de altura

Algunas de las medidas preventivas que podemos tomar para evitar problemas relacionados con la altitud son:

 

  • Una correcta aclimatación según el objetivo de nuestra ascensión.

  • En caso de sufrir síntomas anteriormente descritos, ¡descender!

  • Mantenerte correctamente hidratado. Asegurar una dieta rica en hidratos de carbono.

Infografía de la EMS sobre como nos afecta la altitud

Tratamiento. Si notamos algunos de los efectos anteriormente descritos podremos: 

  • Reposo e hidratación. (Estado ligero)

  • Dejar de ascender. (Estado moderado)

  • Descenso inmediato. (Estado grave)

Everest 1996. Una lectura recomendada para los amantes de la montaña  y muy relacionada con el mal de altura.

Conclusión


En definitiva, es importante saber primeros auxilios para estar preparado en caso de que la montaña pueda volverse hostil mientras dure nuestra aventura. Esto no será un problema si estamos correctamente informados y disponemos de los conocimientos necesarios para combatir todas aquellas adversidades que puedan surgir.

En los siguientes artículos analizaremos primeros auxilios relacionados con picaduras y mordeduras de animales y “bichos”, además de las conductas que debemos adoptar según el tipo de accidente y accidentado.


 Si tenéis alguna duda o simplemente os ha gustado dejad un comentario y os responderemos con la mayor brevedad posible


Hazte fan en facebok


Artículos Relacionados


Primeros auxilios. Guía para escaladores y montañistas. Parte 1/3

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Compartir
Close