Aquí está todo lo que deberías saber sobre cómo rapelar

0 882

El rápel es un sistema de descenso por superficies verticales. Se utiliza en lugares donde el descenso de otra forma es complicado, o inseguro. El rápel es el sistema de descenso autónomo más ampliamente utilizado, ya que para realizar un descenso sólo se requiere, además de conocer la técnica adecuada, llevar consigo el arnés y un descensor. Rapelar, por tanto, no es una técnica de montaña empleada únicamente por escaladores, sino que es utilizado en espeleología, montañismo, rescates, trabajos verticales, etc. ¿Realmente sabes como realizarlo para no sufrir un accidente?

Historia del rapel en el montañismo

historia del rapel
Las actuales técnicas para rapelar, aunque resulte extraño en una actividad que parece antigua, tiene sus orígenes a finales del siglo XVIII apenas empezando a utilizarse en la década de los 80. Eso no quiere decir, que en tiempos anteriores, alpinistas individuales no hayan diseñado y utilizado rapeladores similares a los actualmente generalizados. Se sabe por ejemplo, que ya a principios de los años 30 el espeleólogo Henri Brenot utilizaba para sus exploraciones de grandes simas un rudimentario descensor, y que a mediados de los sesenta, otro espeleólogo, Dressler, fabricaba a pequeña escala unos descensores a poleas, muy similares a los que aún hoy se fabrican con su marca.

Pero, como suele ser frecuente en estos casos transcurrió cierto tiempo entre el “invento” y su popularización. Por poner un ejemplo, hasta bien entrados los setenta los manuales de alpinismo, escalada y espeleología recomendaban aún sistemas como el Comici, el Piaz o el Dülfer, y la primera referencia a un rapelador se alude a un rudimentario descensor que el autor llama “gancho de descenso”, pero no recomienda su utilización porque “estropea la cuerda y presupone el uso de un utensilio exclusivo para el rapel”. Pero en cambio, en estos pocos años transcurridos han aparecido innumerables artilugios para rapelar, e incluso muchos de ellos específicos para alguna faceta determinada de la actividad, como los autoblocantes de espeleología o los “a barra” para grandes verticales.

Sistemas para rapelar


dispositivos para rapelar en montañismo

Los dispositivos para rapelar son muchos y muy variados, algunos de ellos son: el grigri, reverso, polea, stop, cesta, etc.

Fricción con el cuerpo

  • Rápelar con el brazo, es práctico en paredes de poca verticalidad colocando la cuerda sobre el hombro para pasarla alrededor de los brazos extendidos controlando la velocidad con el agarre de la mano y por la fricción entre los hombros y los brazos. Se realiza en paredes con poca inclinación y corta distancia debido a que es difícil controlar todo el peso del cuerpo con la simple fricción con tu brazo, además de las heridas que se pueden provocar por las quemaduras del roce.

 

  • Rápel Dulfer o “a la alemana”. Se considera el más simple para todos los usos ya que no necesita equipo especial. El montañista se coloca frente al anclaje, se pone la cuerda entre las dos piernas, la pasa alrededor de la cadera de modo que cruce el pecho hasta el hombro contrario, pasa la cuerda por el hombro y la deja caer por la espalda, aguantándola con la mano del mismo lado que la cadera rozada por la cuerda. La otra mano detiene la cuerda por arriba del montañista para mantener la posición vertical. El riesgo de este sistema es el roce de la cuerda con el cuerpo por lo que se debe proteger la piel ya que la fricción puede provocar quemaduras. Además de que se puede soltar fácilmente y producirse una caída libre. Es sólo apto para expertos y atrevidos.

 

  • Rápel Comichi, se asemeja al dulfer con la diferencia de que la cuerda no pasa directamente por el muslo, si no por un mosquetón del arnés y la cuerda pasa por la espalda.

Fricción en mosquetones

  • Rapelar con mosquetones, además llamado sistema Gramminger o de bomberos. Para este rápel se utilizan mosquetones de forma ovalada o en forma de “D”, uno con seguro, o dos sin seguro con los gatillos enfrentados, y tres más sin seguro (o cuatro si la cuerda es de diámetro menor a diez milímetros).

 

  • Freno con mosquetón, utilizando un mosquetón con seguro se le da dos o tres vueltas a la cuerda en barrilete en el extremo paralelo al seguro, y asegurando el arnés mediante otro mosquetón.

 

  • Rapelar con nudo dinámico, en caso de necesidad podemos usar un mosquetón de seguridad con forma asimétrica (de pera) y un nudo dinámico. Este sistema hace correr mucho la cuerda, por lo que hay que extremar la precaución.

Con descensor

Éstos son los sistemas más utilizados por su seguridad.

  • Rapelar con ocho, recibe este nombre debido a la forma del mismo descensor, aunque el aparato es un clásico del mundo de la escalada, actualmente su uso se ha reducido ante la aparición de otros descensores más eficientes y seguros.

ocho para rapelar en escalada

  • Rapelar con descendedor de poleas, usado especialmente en la práctica de la espeleología o espeleísmo. El aparato consiste en 2 poleas donde la cuerda forma una “S” generando suficiente fricción para controlar nuestro descenso. Hay dos modelos básicamente; sin seguro y con seguro autoblocante, (Stop de Petzl)

 

  • Rapelar con dispositivos tubulares, entre los más populares esta el ATC (controlador de tráfico aéreo), el reverso y otros cuyos nombres dependen del fabricante, tienen un factor de fricción mayor que el ocho, por lo que se necesita menor esfuerzo para controlar nuestro descenso. Otra ventaja frente al ocho es que no riza la cuerda.

 

  • Rapelar con Rack, además llamado popularmente marimba, está formado por barras, y fueron diseñados para descender grandes verticales, rizan muy poco la cuerda y funcionan incluso con cuerdas embarradas.

Seguridad en las técnicas de rappel

La naturaleza vertical de la práctica del rápel la hace una actividad peligrosa si no se realiza adecuadamente. Contar con entusiasmo y el equipo no basta, se requieren conocimientos técnicos adecuados, por ello siempre que no se tengan debe realizarse bajo la supervisión de una persona calificada para la actividad.

El sistema completo de rápel, que va desde el anclaje hasta el extremo inferior de la cuerda, pasando por la persona que realiza el rápel y su equipo personal constituyen una cadena, en la cual, si un eslabón falla, toda la cadena fallará. Por ello, absolutamente todo dentro del sistema es de crucial importancia. De entre todo destaca la persona, que por su naturaleza es el punto crítico en la cadena de seguridad. Quién realiza la maniobra de rapelar debe ser una persona física y mentalmente apta para ello, de otra forma será necesaria una especial precaución.

Consejos prácticos para rapelar según la EEAM (Escuela Española de Alta Montaña)

consejos-prácticos-a-la-hora-de-rapelar-en-escalada

7 consejos prácticos según la EEAM acerca de rapelar con seguridad (Autor: Curro Martinez)

1. Al final de la jornada, el cansancio acumulado, las prisas y la aparente sencillez de la maniobra, hacen del rapel una maniobra con numerosos accidentes a sus espaldas. Siempre que el descenso a pie no incluya mayores riesgos, será la mejor opción de regreso.

2. Siempre deberemos usar el casco. Podemos encontrarnos fácilmente con un desprendimientos de piedras o una repentina pérdida de equilibrio…

3. La mayoría de cabos de anclaje que encontramos en el mercado están pensados para trabajar correctamente en situaciones de sujeción-retención, y no para absorber ningún tipo de caída. Evita su exposición a la caída, por mínima que ésta parezca.

4. La opción de un segundo cabo de anclaje puede parecer excesivo, pero es fundamental para aumentar nuestra seguridad en descuelgues en el que los anclajes no están conectados entre si, sean de dudosa calidad o exista peligro de caída de piedras.

5. Si eres el primero en descender, no bajes nunca con los portamateriales vacíos; lleva suficiente material extra para resolver cualquier situación inesperada.

6. Antes de desanclarte e iniciar el descenso, comprueba la correcta colocación del dispositivo, la compatibilidad del diámetro de cuerda con respecto a este y el correcto funcionamiento del nudo autobloqueante.

7. Siempre debemos realizar un nudo de retención al final de la cuerda. El no hacerlo es un mal hábito que a la larga puede pasarnos factura.

Referencias


  • En el texto: (Es.wikipedia.org, 2017) Bibliografía: Es.wikipedia.org. (2017). Rápel. [online] Available at: https://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%A1pel [Accessed 22 Aug. 2017].
  • Cápsulas formativas EEAM (Escuela Española de Alta Montaña)
Aquí está todo lo que deberías saber sobre cómo rapelar

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Compartir
Close