El dopaje como herramienta de éxito deportivo

0 508

El deporte puede ser un auténtico campo de batalla, motivo por el que muchos deportistas deciden llegar a ser los mejores a través de métodos pocos ortodoxos, el doping uno de ellos. Con Ícaro, se revela una trama que aunque atañe únicamente a deportistas rusos, no deja de poner de manifiesto uno de los principales problemas del deporte de alta competición. ¿Está la escalada exenta de culpa?

Historia del dopaje

No se sabe a ciencia cierta de donde proviene la palabra doping, unos la asocian a una antigua palabra inglesa “dope”, que era como una pasta o grasa lubricante, aunque actualmente, el término se utiliza como genérico de droga. La Enciclopedia Británica la atribuye a la voz flamenca “doop” que se usa para determinar una mezcla. También se comenta que proviene del término sudafricano “Dope”, que era una bebida alcohólica que se utilizaba para poder realizar correctamente unas danzas ceremoniales.

Sustancias dopantes
La utilización de sustancias o de otros medios para mejorar la marca es tan antigua como el deporte de competición. Por ejemplo, se sabe que los atletas que participaban entre los siglo IV a VIII a. C. en las Olimpiadas de la antigua Grecia utilizaban dietas especiales y pociones estimulantes para fortificarse. Estos atletas griegos tenían unas ganancias económicas tan importantes (equivalentes a medio millón de euros actuales) que algunos de ellos buscaban medios ilegales para ganar a cualquier precio. Hacia finales del siglo XIX se sabe que algunos ciclistas utilizaban a menudo estricnina, cafeína y alcohol. En 1928, la Federación Internacional de Atletismo fue el primer organismo que prohibió el uso de sustancias dopantes. La mayoría de las federaciones deportivas internacionales introdujeron los controles de dopaje en la década de 1970. Sin embargo, estos controles eran poco efectivos porque no detectaban la presencia de esteroides anabolizantes que estaban siendo utilizados por bastantes atletas desde los años 60.

A mediados del siglo XX el consumo de esteroides anabólicos (sintetizados desde 1930) se volvió tan habitual que los consumían desde las ligas escolares hasta los Juegos Olímpicos. El dopaje se propagó con mayor rapidez en el ciclismo, el boxeo y la halterofilia.

En las Olimpiadas de Roma 60 fallece el danés Knud Enemark por uso de anfetaminas; y en 1967 durante el Tour de Francia fallece el inglés Tom Simpson de cansancio y deshidratación a causa de una mezcla de anfetaminas y alcohol. Con estos dos trágicos sucesos se aceleró el proceso para evitar el consumo de drogas en los deportes.

En la década de los 90’s se cuestionó la tecnología con la que se detectaban las sustancias, ya que el avance en el mejoramiento de éstas sucedía con mayor rapidez, lo que dificultaba que se identificaran. Así fue como en 1999 se creó la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés), una fundación que promueve la lucha contra el dopaje

Campaña publicitaria realizada por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA)

Principales sustancias dopantes.

Son muchas las sustancias utilizadas por deportistas o su personal de apoyo. La elección de una sustancia para su utilización como dopaje depende del efecto farmacológico que se desee conseguir de acuerdo al tipo de deporte que se practica. Así, en los deportes donde la utilización de la fuerza o potencia son preponderantes se utilizan mucho los esteroides androgénicos-anabólicos. En deportes donde predomina la resistencia se ha utilizado mucho el dopaje sanguíneo en cualquiera de sus formas. En deportes donde la explosividad y la agresividad son necesarias se utilizan mucho los estimulantes.

Una de las sustancias más utilizada en el dopaje es sin duda la eritropoyetina, más conocida como EPO que es una hormona glicoproteica. También se han utilizado otras sustancias como el propranolol, la pemolina, las anfetaminas, los esteroides o la testosterona.

eritropoyetina en el deporte

Eritropoyetina (EPO) Desempeña un papel esencial en la síntesis de glóbulos rojos

 

Resulta difícil detectar el uso inadecuado de sustancias cuando estas también son producidas de forma endógena por el organismo y es cuando se hace necesario recurrir a técnicas muy sofisticadas de análisis para demostrar que el aporte de esa sustancia es exógeno (o sea, que se ha tomado voluntariamente) y no endógeno (que esa sustancia la produce el propio organismo).

Sobre la eritropoyetina hay patologías en las cuales su periodo ventana de detección, ya de por sí estrecho (entre 18 y 40 horas) se apantalla aún más. Siempre vamos a encontrar situaciones patológicas o subclínicas en las cuales todas estas sustancias pueden verse alteradas e incluso sobrepasar los límites artificialmente establecidos como de dopaje sin que eso signifique que la persona haya en realidad ingerido dolosamente o con intención de delinquir esa sustancias.

Ícaro, un documental sobre el dopaje.

Cuando hablamos de dopaje todos tenemos en mente uno de los mayores escándalos y más cercanos en el tiempo sobre este espinoso tema en la historia del deporte: la petición de exclusión de los atletas rusos de los pasados Juegos Olímpicos de Río 2016 y su posterior admisión en la competición bajo condiciones especiales.

Con este escándalo del mundo deportivo como trasfondo transcurre Ícaro, el nuevo documental de Netflix (que bien podría pasar por un verdadero thriller) en el que se trata el tema del dopaje deportivo y, más concretamente, del dopaje ruso en los últimos años. Si disponéis de un par de horas libres este fin de semana, guardarlas para disfrutar de este documental, ya disponible en la plataforma de streaming.

Thriller sobre el documental sobre dopaje Icaro. ¿Hasta dónde serías capaz de llegar?

Conclusión acerca del doping

En la actualidad, la práctica de deporte se ha convertido en un fenómeno de masas, más aún si nos vamos disciplinas deportivas como el running, el crossfit, el ciclismo, etc No se sabe muy bien a que fue debido este boom deportivo, un fenómeno digno de estudio en donde practicantes amateurs y profesionales, buscan alcanzar el máximo rendimiento sin importar qué precio se tenga que pagar o cuanta salud tengas que sacrificar para ser el mejor, o mejor dijo, el mejor de los mentirosos.

En la escalada, un deporte durante muchos años desapercibido por la gran mayoría del público, la masificación de las zonas para la práctica de esta actividad deportiva, nos hace pensar que se está convirtiendo en el nuevo best seller del verano. Un deporte que tradicionalmente estaba reservada para montañeros y alpinistas, está sufriendo una transición hacia un deporte de masas. Seguramente, este será el motivo por el que en los próximos juegos olímpicos, donde la escalada será un deporte más al mismo nivel que el esgrima o la natación, sufra de controles anti-doping que puedan valorar la certeza de las capacidades propias de un individuo a nivel de rendimiento deportivo. Pues no pensemos que los deportistas de élite, en este caso de la escalada, son simples amantes de la naturaleza, que cada mañana salen al campo a estirar y a pasear. Esos tiempos se acabaron, hoy en día vivimos en un puro darwinismo deportivo en donde solo alcanzan los primeros puestos los mejores. Sacrificarlo todo por una segunda posición no es una opción, hay que sacrificarlo todo por ser el mejor. ¿Hasta dónde llegarías tú?

El dopaje como herramienta de éxito deportivo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Compartir
Close